Fort McMurray, la ciudad más rica de América nuevamente en llamas. La urbe está construida sobre,173.000 millones de barriles de petróleo.

La Portada Canada

El feroz incendio que desde hace más de quince días azota la provincia de Alberta, en la gran zona petrolera de Canadá, que estaba prácticamente extinguido la semana pasada, recuperó su fuerza, generó explosiones el lunes y siguió devorando extensas aéreas de bosque y casas.

Ahora amenaza una zona petrolera cercana a Fort McMurray, lo que obligó la evacuación de cientos de trabajadores. El fuego se extiende en parte por el calor de la zona y los fuertes vientos, que cambiaron las condiciones ambientales y ayudaron a que las llamas reaparecieran. 
 

ALBERTA.- Los bomberos ya habían anunciado que el incendio forestal en Alberta se podría reavivar en cualquier momento, porque aunque las llamas fueron controladas la semana pasada, y ya se empezaba la recuperación de la zona de desastre, muchos troncos permanecían encendidos, y el viento y el calor podrían encender el fuego de nuevo, que llegó con tanta fuerza que obligó a evacuar una gran zona donde hay empresas petroleras.

El incendio se extendió de nuevo y llegó a las localidades Anzac o Backsand Lodge, entre el lunes y martes, lo que generó algunas explosiones en zonas residenciales, lo que forzó a las autoridades a evacuar una franja de unos 50 kilómetros desde el norte de Fort McMurray, que incluye las instalaciones de Syncrude y Suncor y otras empresas petroleras. Aunque de nuevo los bomberos han controlado las fuertes llamas, el incendio sigue su marcha y es impredecible porque los vientos y el clima no están ayudando para apagarlo en su totalidad.

El Gobierno de Alberta ya había empezado un plan para permitir que las personas regresen a casa a Fort McMurray, pero luego de las explosiones que se registraron que destruyeron algunas casas se decidió parar el plan.

"El gobierno de Alberta ha estado discutiendo un plan de reingreso con la Municipalidad Regional de Wood Buffalo," dijo la primer Rachel Notley, quien aclaro que ante la presencia de fuego y algunas explosiones que se han presentado se están verificando las medidas de seguridad, para establecer si la gente puede regresar a sus casas, o lo que quedó de ellas.

Uno de los grandes problemas que tienen las autoridades para permitir el ingreso de las personas a las zonas afectadas, es que el incendio no está controlado en su totalidad, y el humo llena gran parte del aire y el cielo, mientras las llamas amenazaban con llegar a zonas petroleras lo que podría agravar la situación.
 

En su último reporte sobre la tragedia ambiental que hasta ahora no deja víctimas fatales gracias a la intervención de los organismos de socorro y los bomberos, pero si muchos damnificados, entre ellos familias que lo perdieron todo, la Provincia de Alberta dijo que en la localidad de Fort McMurray, ya el fuego ha consumido 355 mil hectáreas, la mayoría de ella de bosques, que fue necesario evacuar una población cercana a 80 mil personas, y ahora 8 mil trabajadores más de las petroleras, lo que está afectando la producción de crudo de Suncor y Syncrude, donde las empresas debieron paralizar su producción. Las pérdidas a esta industria se calculan en mil millones de dólares por ahora.
 

El fuego que se reavivo ya generó una fuerte explosión en una zona residencial de Fort McMurray llamada Dickinsfield, lo que dañó siete casas. Otra explosión se registró en Thickwood, que afectó otro conjunto de casas. Las autoridades investigan las causas de estas explosiones y su relación con los incendios.

 

El Gobierno de Alberta ya había empezado un plan para permitir que las personas regresen a casa a Fort McMurray, pero luego de las explosiones que se registraron en las ultimas horas de ayer que destruyeron algunas casas se decidió parar el plan. "El gobierno de Alberta ha estado discutiendo un plan de reingreso con la Municipalidad Regional de Wood Buffalo," dijo la primer Rachel Notley, quien aclaro que ante la presencia de fuego y algunas explosiones que se han presentado se están verificando las medidas de seguridad, para establecer si la gente puede regresar a sus casas, o lo que quedó de ellas.

Uno de los grandes problemas que tienen las autoridades para permitir el ingreso de las personas a las zonas afectadas, es que el incendio no está controlado en su totalidad, y el humo llena gran parte del aire y el cielo, mientras las llamas amenazaban con llegar a zonas petroleras lo que podría agravar la situación.
 

En su último reporte sobre la tragedia ambiental que hasta ahora no deja víctimas fatales gracias a la intervención de los organismos de socorro y los bomberos, pero si muchos damnificados, entre ellos familias que lo perdieron todo, la Provincia de Alberta dijo que en la localidad de Fort McMurray, ya el fuego ha consumido 355 mil hectáreas, la mayoría de ella de bosques, que fue necesario evacuar una población cercana a 80 mil personas, y ahora 8 mil trabajadores más de las petroleras, lo que está afectando la producción de crudo de Suncor y Syncrude, donde las empresas debieron paralizar su producción. Las pérdidas a esta industria se calculan en mil millones de dólares por ahora.
 

El fuego que se reavivo ya generó una fuerte explosión en una zona residencial de Fort McMurray llamada Dickinsfield, lo que dañó siete casas. Otra explosión se registró en Thickwood, que afectó otro conjunto de casas. Las autoridades investigan las causas de estas explosiones y su relación con los incendios. La gobernadora de Alberta dijo que la prioridad es resguardar la seguridad de los residentes de la zona afectada por lo que aún no se da “luz verde” para su regreso de los residentes de la región, aunque ya se han restablecido los servicios de gas y electricidad en la zona afectada, pero insistió que el retorno de las personas desalojadas no será pronto, porque el fuego se ha reavivado.

INCENDIO-FORTMCMURRA