Alcalde de Trent Hills, en Ontario,Héctor Macmillan, dice que antes de morir quiere dejar constancia que único responsable es el Gobierno, la Premier de Ontario y el sistema de salud de Canadá, que no le permiten que le realicen una cirugía para extirpar el tumor que está a punto de llevarlo a la tumba. Según su denuncia en Canadá es mucho más fácil conseguir una cirugía para extirpar un pene, que un cáncer.
 

La Portada – Canada  “No voy a durar mucho tiempo", dice el mandatario local que cuestiona fuertemente el sistema de salud de Ontario y el Ministerio de Salud, porque no le autorizan la cirugía en Estados Unidos que requiere para salvar su vida. Ante el temor de que pronto morirá, si no le autorizan la cirugía que requiere para enfrentar el cáncer de páncreas, el alcalde de Trent Hills, Héctor Macmillan, denuncia que su “asesinato” se deberá a la corrupción que existe en el país, al sistema político amañado", al Ministerio de Salud y al sistema de salud de Canadá, que según él debe ser investigado por todo lo que está pasando.
 

Según él, la mayoría de la gente no se da cuenta cómo funciona de mal el sistema de salud hasta que requieren servicios especializados, porque todos reciben una buena atención básica, pero cuando se trata de una enfermedad como el cáncer el sistema de salud no responde, si se afecta mucho el presupuesto. “Si usted tiene cáncer de páncreas y se pasó de lo que hay en caja, ¡cuidado, estás muerto!", dijo. El alcalde ha lanzado una campaña pública contra el Ministerio de Salud, para exigir que le paguen la cirugía que le pueden realizar en Estados Unidos y que tiene un valor que supera los $300 mil dólares, pero que requiere con urgencia porque el cáncer está avanzando sin piedad, el Gobierno dice que no lo puede autorizar.
 

En las redes sociales donde muchos canadienses han respaldado la lucha que está dando contra el sistema de salud, Macmillan llamó la atención de la opinión pública y está pidiendo al país que se cuestione sobre lo que está pasando con los servicios médicos en Canadá, y lo que están haciendo los ministerios federales y provinciales para darle respuesta rápida a los enfermos de gravedad, porque si la gente quiere un buen servicio para enfermedades graves debe pagar por fuera lo que no encuentra  en el país.
 

El alcalde que durante 13 años estuvo en cargos en Campbellford, Seymour, Percy y Hastings, dice que esta desesperado ante la falta de respuesta de los organismos del Gobierno, porque su tratamiento no ha podido avanzar por la falta de una cirugía que requiere con urgencia para tener una alternativa de vida. "He estado 'condenado a muerte'… "Ellos esperan que estaré muerto antes de Navidad sin la cirugía", dijo este hombre de 58 años de edad, quien aseguró que muy pronto los médicos no van a poder hacer nada para salvarlo, porque el cáncer pronto llegará al hígado.
 

Según la denuncia del Alcalde, el sistema médico de Ontario no quiere realizar una cirugía que lo puede salvar y la misma la están realizando en Kentucky, donde debe pagar $ 300.000 dólares que no tiene, porque como alcalde solo gana $ 30,000 dólares al año, por eso solicitó que le autorizará el tratamiento fuera del país, pero como fue diagnosticado con un cáncer en etapa 4, le han dicho que esta cirugía no tiene cobertura. La tendría si estuviera en etapa 3, pero en el hospital en Kentucky le aseguraron que si le pueden extirpar el tumor. El Gobierno ha dicho que el nuevo tratamiento que quiere el Alcalde, se considera experimental en la provincia y por ello se consideró inadecuado en el caso de Macmillan. Ante lo cual el Plan de Salud de Ontario no puede hacer el pago de la cirugía.
 

Ante la situación el Alcalde se enfrentó al  ministro de Salud de Ontario Eric Hoskins, a quien le pregunto durante una conferencia por que no podía recibir el tratamiento que le salvaría la vida. El expuso su caso, deteniéndose varias veces para parar de llorar, pero no obtuvo una respuesta.

"Señor. Ministro, ¿por qué nos estás matando… Realmente sólo se va a dejarme morir? ", el Ministro respondió “no puedo imaginar lo que está pasando" y dejo claro que casos como estos hacen más difícil su trabajo en el Ministerio, pero que era muy poco lo que podía hacer para que el enfermo recibiera el tratamiento que estaba buscando.