Con signos de deshidratación fueron encontrados los ocho militares que desaparecieron el pasado miércoles en Maldonado – Carchi mientras realizaban el patrullaje de cinco hitos de la frontera norte.

El comandante general del Ejército, Roque Moreira, informó que a las 06:30 de este viernes fueron ubicados cinco de los ocho miembros de la patrulla en las inmediaciones de la hacienda Santa María y, luego, en otro sector, se ubicó a los tres. Los dos grupos estaban en territorio ecuatoriano.

Moreira explicó que el grupo se dividió como parte de los procedimientos normales en estas misiones. Además, atribuyó el incidente a las condiciones climáticas “difíciles” y del terreno “adverso”.

“Este es un terreno muy irregular, las condiciones climaticas con neblina y muchas precipitaciones una parte selvática, ni siquiera el medio de comunicación es factible utilizarlo, las baterías comienzan a variar y disminuir su potencia… El personal estaba con GPS, pero no siempre este tipo de tecnología y medios puede funcionar”. explicó Moreira.

Al momento se evalúa el estado de salud de los ocho militares, pero el comandante aseguró que se encuentran bien y, tras el análisis, se seguirán los procedimientos para el reintegro en sus labores normales.

Para la localización se movilizaron personal del Batallón de Infantería Motorizado 39 Mayor Galo Molina y soldados de Fuerzas Especiales. Además se usaron medios aéreos por las condiciones meteorológicas de la zona en la que estaban.

Respecto al militar desaparecido en Tobar Donoso, Moreira ratificó que cuatro miembros abandonaron el destacamento, tres fueron reincorporados y hay un cabo que no se ha reintegrado, falta al destacamento hasta el momento, pese a que no estuvo en ningún operativo militar, pero “no por eso deja de ser un compañero y la búsqueda continúa realizándose”.

De esta manera, el Ministerio de Defensa y el Ejército descartaron cualquier relación de este hecho con los ataques que se dieron desde finales de enero en la frontera norte por parte de grupos irregulares disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que operan al otro lado de la división limítrofe.

“Nos preocupaba es que, en realidad, pasa el tiempo y, claro, por más que estemos preparados, las condiciones adversas, el clima, hay ciertos lugares que sobrepasan los cuatro mil metros de altura, el personal está preparado, pero nunca podemos descartar que pueda existir un desenlace hasta cierto punto negativo”, agregó. 

SUS COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)